Los Ideales de Marca ¿Qué son y cómo definirlos en nuestra identidad?

Ideales de Marca Explicados

Toda marca quiere ser diferente. Como las personas, cada marca quiere destacar entre las demás y encontrar su espacio entre la multitud. Los Ideales de Marca te ayudarán a crear una identidad sólida que dotará de significado tu branding. Veamos qué significa y cómo podemos definirlos en nuestra estrategia de marca.

Los Ideales de Marca son un elemento fundamental en el diseño de nuestra identidad. Estos ideales poco tendrán que ver con un estética determinada, ya que damos por sentado un diseño impecable. Estos ideales tienen que ver con la coherencia de nuestra marca y la construcción de una base sólida para nuestro branding.

¿Qué son los Ideales de Marca?

Son el primer paso en tu Estrategia de Marca. Nos ayudará a definir cana uno de los vértices que compondrán nuestra identidad y que serán la base del diseño.

Un esquema que te ayudará a analizar y definir todos los puntos críticos de cualquier proceso creativo que busque crear una identidad de marca diferenciada.

Porque si lo piensas, ¿qué hace una marca única? Su personalidad. El significado que deseamos proyectar cómo marca y que serán todo el conjunto de percepciones que finalmente construyan nuestro cliente sobre nosotros como empresa.

Para ello, debemos comprender estratégicamente cómo influirá nuestra marca en la categoría de la que formará parte, para posteriormente crear una una buena identidad, que no solamente una buena imagen.

¿Cómo definimos nuestros ideales de marca?

Analizaremos la Visión, Significado, Autenticidad, Diferenciación, Sostenibilidad, Coherencia, Flexibilidad, Compromiso y Valor de nuestra marca. Este es un modelo creado por Alina Wheeler en su libro “Designing Brand Identity (Diseño de Marcas)” y que debes tener en tu biblioteca si te dedicas a esto del Branding.

Ideales de Marca
modelo de Los IDEALEs de alina wheeler

Veamos en profundidad qué significa cada uno de ellos:

Visión. Ser capaces de imaginar lo que otros no pueden ver y tener el valor suficiente como para perseguirlo. Pensar en nuestro futuro y dónde queremos llegar, siempre con una visión realista y alcanzable porque sino, será un elemento vacío y nos servirá para inspirar a nuestras audiencias. El ejemplo clásico podría ser IBM o Amazon, que imaginaron un futuro nuevo para su marca.

Significado. Debemos representar algo un “por qué”: una gran idea, un conjunto de valores, una voz o una posición estratégica. Esto lo lograremos transmitir a través de los símbolos que nos ayudarán a definirnos dentro de un grupo. Un ejemplo claro son los partidos políticos, cuya simbología comporta una etiqueta que atrae a un perfil de público concreto que se siente identificado con ellas.

Autenticidad. La autenticidad empieza por conocernos mejor y saber definirnos. Saber qué nos hace únicos y construir nuestra marca desde una propuesta de “verdad”. Este es uno de los atributos que más valora el mercado actualmente. Evitemos seguir tendencias en los valores y creemos una expresión propia que nos represente.

Un ejemplo que quizás no conozcas sea The Fitzgerald, una cadena de restaurantes Valenciana que imprime sus sello personal en todo lo que hace, tanto internamente como externamente.

Diferenciación. Para convertirnos en irremplazables, debemos ser diferentes. Ser marcas influyentes, capaces de resaltar entre la multitud, mucho más allá del color, tipografía, o nombre que tengan. Porque esto no va de pintarse de negro, en un sector donde todos son blancos. Consiste en responder a una sencilla pregunta ¿Por qué deberían interesarse en mi marca?¿Por qué deberían elegir mi marca y no otra?

Un buen ejemplo es el lanzamiento de O2 en España. Su promesa de valor es la antítesis de lo que esperas de una compañía de telefonía, y así lo hacen valer en sus anuncios.

Sostenibilidad. La durabilidad se consigue por medio de nuestro compromiso con la equidad y con una idea central que perdura en el tiempo, capaz de trascender el cambio. Todos solemos confiar más en lo conocido. Es por ello, que debemos ser capaces de durar más que la moda del momento. Un buen ejemplo, es el muñeco de Michelin o la M de McDonalds.

Coherencia. Muy ligado a la autenticidad, ofreciendo una sola voz que mantenga nuestra idea central de marca. Controlar todos los puntos de contacto de nuestra marca con el público en general, clientes o no, que nos permita generar una experiencia diferenciada y que sea capaz de reconocer quién la consuma. Desde la publicidad, la comunicación en redes, un email o la simple forma de saludar/atender de nuestro equipo. ¿Quieres saber más? Sigue leyendo aquí sobre coherencia de marca.

Flexibilidad. El mundo en el que nos rodea, cambia a pasos agigantados. El espíritu de los tiempos cambia, las tecnologías cambian, las modas cambian y los valores cambia. La marca debe ser capaz de adaptarse y reaccionar como un elemento vivo.

Crear un sistema adecuado pata evolucionar de todos nuestros métodos y estrategias de marketing. Un ejemplo claro es el que vivimos estos años con la constante irrupción de nuevas redes sociales como ahora TikTok, que ofrecen oportunidades que solo aprovechan aquellas marcas y equipos diseñados para aceptar el cambio.

RedBull es un buen ejemplo de ello. Una marca que evoluciona y que por ejemplo, vive uno de los casos de éxito de esta nueva red social.

Compromiso. Una marca sólida y fuerte nos une desde un punto de vista interno y nos diferencia en el ámbito externo. También ligado a la autenticidad porque representa un compromiso con lo que somos. Ser flexible no es movernos como una veleta por las tendencias del momento, y será importante mantener nuestros principio y nuestra estrategia siendo coherente con lo que somos.

Valor. La identidad de marca se convertirá en un recurso, si somos capaces de aportar valor a través suyo. Desde nuestra página web como el envoltorio de nuestro producto. Lograr que si no existiera nuestra marca, existiera un vacío.

Un ejemplo habitual lo vive el sector de la alimentación, con una tendencia de productos con materias primas de KM 0 o con un compromiso medioambiental.

Espero que si estas diseñando una nueva marca, este post te ayude a tener una visión más amplia de todos los componentes que debemos tener presente en nuestra estrategia. Recuerda que puedes dejar un comentario si quieres dar más información o deseas resolver alguna duda.

¡Hasta la próxima!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar